Algo raro está pasando en Europa, en la Unión Europea (UE), que por un lado le ofrecen la mano a Irán, pero por el otro lo amenazan con sanciones.