1000 días se dicen muy rápido, pero en realidad para cualquier pueblo que haya tenido que afrontar una brutal agresión en ese lapso de tiempo se convierte en una eternidad.