Nunca me ha dado risa tan rápido en un discurso europeo y más de un alemán que suelen ser precisos y directos al grano, como decimos en México.