Millones de personas han abarrotado las calles de la ciudad de Kerman, en el sureste de Irán, ciudad natal del teniente general Qasem Soleimani, para asistir a un funeral final para el principal estratega de defensa, asesinado por el Ejército estadounidense durante una visita al vecino Irak.