Hace 40 años se levantó una voz que retumbó en todo el mundo, sobre todo en Washington, Europa y Moscú. Ni Este ni Oeste, ni Oriente ni Occidente, sino el destino propio.