Lo que sucede en Siria es un huracán difícil de comprender y más aun de resolver. La confrontación y el encono están llegando a su máximo, cuando aliados podrían voltearse y desencadenar un conflicto armado de intensidad, pero sobre todo una guerra por los intereses particulares de cada quien.