El FBI declaró que Mónica Witt, exagente especial de la Fuerza Aérea de EE.UU., traicionó a su país y se convirtió en espía, todo por asistir a una conferencia crítica con Hollywood y por defender la imagen de Irán.