La tensión continúa. EE.UU. vivió horas de terror. Más de una decena de misiles le caía del cielo a las bases militares que albergan a las tropas estadounidenses.