5 de febrero de 2003, el secretario de Estado de EE.UU. presentó ante el CSNU supuestas pruebas que representaban evidencia de armas de destrucción masiva de Irak.