Los presidentes de Turquía, Rusia e Irán se reunieron por quinta ocasión en dos años bajo el formato de Astaná, para resolver políticamente la crisis siria.