Si el objetivo del presidente de EE.UU., Donald Trump, era unir al mundo en contra de Irán, le salió el tiro por la culata, es decir, le salió al revés.