El mundo ve con preocupación las llamas, los gritos, los muertos y heridos, pero sobre todo, ve con preocupación su democracia.