El Gobierno de Theresa May recibió en una ceremonia de cuento de hadas al líder más controvertido del momento, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.