Como si fuéramos unos pollos valiosos, el cazador nos dispara para no solo cazarnos, sino matarnos. Es lo que somos en las manos de YouTube.