Un acuerdo se hace para estabilizar y armonizar una relación, con el objetivo ético de la paz, progreso o evolución. El problema grave que tiene el ser humano es que le fascina -ya sea por enfermedad, por el inconsciente o por gusto- quebrar los acuerdos, destruirlos, violarlos.