No hay ninguna explicación basada en el respeto, ni en el derecho ni en la ética para impedir el paso a un país que no es el suyo, más que solo el capricho y el abuso de poder.