La guerra comercial entre Estados Unidos y China está a toda marcha. Como les gusta decir a los estadounidenses, todas las opciones están sobre la mesa y ambas partes se encuentran en el proceso de utilizarlas todas.