A nadie le gusta la idea de experimentar una guerra, sin embargo, desde la elección de Donald Trump, las cosas han cambiado.