Los tambores de una guerra comercial suenan con mayor intensidad entre Pekín y Washington. El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha amenazado con imponer otros 100.000 millones de dólares en aranceles a los productos importados desde China.