El teatro es capaz de robarles el corazón tanto a profesionales como aficionados. Subirse al escenario no tiene por qué ser un trabajo, los actores amateurs dan lo mejor de sí mismos cada función por puro amor al teatro.