'La Posada de las Almas' se centra en tres mujeres aragonesas que han sido pioneras en el mundo de las artes escénicas. Ofelia de Aragón es la primera. Cantó jota, pero además triunfó en todos los géneros que se propuso, su voz era tan extraordinaria que en las grabaciones debía ponerse de espaldas al micrófono para evitar que saturasen los agudos. Si hablamos de Cora López pocos sabrán que era la madre de Corita Viamonte, una tiple que llegó muy alto en Madrid, pero que prefirió volver a Zaragoza