Deporte y solidaridad se unen en Monzón con la finalidad de ayudar a los animales de la protectora El Arca de Santi. Para ello el club de fútbol sala de la localidad pide en cada partido comida o donativos para dicha protectora y también ha destinado el diez por ciento del importe de los abonos de sus socios a esta entidad. Lena, una de las perras que más tiempo lleva viviendo en El Arca de Santi, es su mascota y viste orgullosa la camiseta del equipo.