Los perros de alerta médica son perros adiestrados para detectar las hipoglucemias e hiperglucemias del paciente diabético hasta veinte minutos antes de que ocurran. Esto permite a la persona adecuarse la dosis de insulina y evitar mareos, náuseas y malestar general. Para llegar aquí son necesarias muchas horas de trabajo que comienzan en la selección de un perro sin inseguridades, miedos y agresividad. Pasar por una familia de tutela y establecer una rutina de trabajo es parte del proceso que construirá un perro de alerta médica.   El trasportín es el medio más seguro para llevar a nuestro perro. Pero hay algunos a los que no les gusta nada. Es el caso de Ari, un cruce de crestado chino que tiene miedo a meterse en él, por lo que es un problema para su propietaria, sobre todo, cuando quiere irse de vacaciones.   De profesión ganadero, Ricardo Azón lleva años contribuyendo a la recuperación de diversas razas autóctonas. Por su trabajo y dedicación es nuestro Madriguero de la sem