El Azafrán siempre ha ocupado un espacio importante en la cocina, ya sea por su calidad, su polivalencia, o simplemente para subir el nivel de los platos; es una de las especies más apreciadas en todo el mundo y en Teruel se lleva cultivando desde hace siglos. Las Serranías de Montalbán, Muniesa, Bajo Aragón y Valle del Jiloca son enclaves ideales para su crecimiento y La Extra se traslada allí para montar su plató.