Con la Navidad a la vuelta de la esquina, seis miembros del jurado del programa se convierten en concursantes y compiten por una buena causa, ya que cada uno de ellos dona el importe de lo que ganan a una institución benéfica de su elección. En juego, tres mil euros repartidos en tres rondas, cada una dedicada a un estilo de jota particular. Vemos en un mismo escenario y compitiendo entre ellos, a seis de los más grandes cantadores aragoneses. En total suman dieciséis premios extraordinarios y juntos representan la historia viva de la jota actual. Son Vicente Olivares, cinco veces premio extraordinario, Begoña García, cuatro veces premio extraordinario, Fernando Checa, tres veces premio extraordinario, Javier Soriano, dos veces premio extraordinario, Yolanda Larpa, premio extraordinario, y Roberto Ciria, premio extraordinario. El jurado que valora y puntua sus actuaciones es el público que acude a esta gala irrepetible. Un documento de excepción que ningún buen aficionado a la jota