Close

Cleo

Cleo es una perrita juguetona que acaba de nacer en la perrera municipal y a la que le encanta mirar el arco iris. Un día conoce a una niña llamada Irma. Al sonreír, la niña luce unos braquets de colores que a Cleo le recuerdan al mismísimo arco iris. A partir de entonces, empieza su historia.

País: España
Idioma: Español
Contenido: Infantil
URL: http://www.rtve.es/infantil/series/cleo/

Episodios disponibles para ver online

Por fin me entienden

Hoy toca visitar al dentista para la revisión de los braquets de Irma. La atiende el dentista joven, que a Irma no le gusta nada y por eso Cleo le gruñe. Sin embargo, Cleo ve la posibilidad de que el dentista joven por fin la entienda y le ponga sus deseados braquets.

 

La dentadura de la abuela

Cleo descubre que la abuelita lleva dentadura postiza y se alegra al saber que, si no consigue los braquets, podría conformarse con una dentadura como la de la abuela para decorarla a su gusto. Por eso se la prueba por la noche cuando todos duermen para ver cómo le sienta.

Los braquets de Cleo
Hoy toca hacer manualidades e Irma y sus amigos despliegan por toda la habitación los materiales que van a utilizar. Cleo ve la oportunidad de fabricarse unos braquets como los de Irma y, tras unos cuantos fracasos, logra que se le queden pegados.
El gorrito de Pelayo
Cleo sale a pasear como todos los días y se encuentra con Pelayo, que lleva un gorrito muy extraño pero que a Cleo le parece muy original y divertido. Pelayo le explica que lleva el gorrito porque ha sido atacado por Pit, el perro de un vecino que es muy violento y agresivo
La gallinita ciega
A veces, donde algunas personas no ven nada, otras pueden percibir todo lo que le rodea. Como mi nueva vecina, Lucía, que al principio me dio un poquito de miedo porque se asomaba a su ventana muy quietita con sus gafas de sol en plena noche. Esta noche, precisamente, nos hemos acercado a darle la bienvenida. No solo he conocido a Lucía, también he conocido a Mirona, su perrita, que es como los ojos de Lucía. ¡Yo también quiero aprender a ver como los ciegos! Me encanta mirar más allá, aprender de los otros y ponerme en su lugar.
La pirata de los mares del surf
Raúl nos ha llevado hoy a la playa en guagua. Me encanta la gente que entra y sale de ella. Nerea se ha subido a la guagua con un parche en el ojo. Aunque Irma me ha aclarado que no va disfrazada de pirata sino que tiene un ojo vago. ¡No! Ahora se le extenderá la vagancia por el resto del cuerpo. También lo pasé genial con Pelayo y Pit. Yo creo que lo mejor de tener amigos es poder compartir nuestros puntos de vista, nuestras inquietudes y nuestras cosas.
La vida en rosa
Hoy los niños han venido a la granja vestidos, cada uno, de un color del arco iris. Clara apareció vestida de verde, aunque debería haberse vestido de rojo. Ella está empeñada de que es así. Como todos la llamaron mentirosa a Clara se le saltaron las lágrimas y Lázaro se contagió de su tristeza. ¿Saben¿ Clara no miente, simplemente es daltónica y ve diferente a la mayoría. Lo más importante es que cada uno pínte la vida del color que le apetezca.
Del infinito a lo invisible
El óptico ha montado una exposición con una cantidad de aparatos que yo no imaginaba siquiera que existieran. Hoy me ha sonreido la Luna: he conocido a un ácaro horripilante y el bebé de la hermana de la veterinaria nos ha saludado desde el interior de su barriga. Creo que las personas que contribuyeron a crear los instrumentos que he visto eran muy curiosas. Gracias a ellas hoy vemos mucho más allá y mucho más acá.
El círculo y los sentidos
Hoy Raúl ha venido a dar una clase de geometría a Irma y a Martina. Es curioso, tiene unos círculos dibujados alrededor de los ojos y no va disfrazado de zombi. Martina dice que son las fiestas de su barrio que no le dejan dormir. Mientras Raúl dormía, las niñas se han puesto a dibujar un círculo tras otro.
, la espía
Irma está leyendo un novela de misterio y yo no quepo en mí de los nervios que tengo por saber qué ocurre. He dado tantos saltos alrededor de ella que se ha cansado de mí y ha llamado a la abuelita para que me saque al parque de paseo. Si me enseñaran a leer no daría tanto la lata. El dentista ha traído unas gafas inmensas. ¡Tengo que mirar a través de ellas como sea!. Las enormes gafas del dentista sirven para acercarnos aquello que está lejos, o para mirar a seres asustadizos. Jeje. Soy Cleo, la espía. Y pienso averiguar qué es lo que pasa en el barrio.
Abre los ojos
Hoy nos toca jugar en el parque al veo-veo y hacer los ejercicios que Martina nos enseña para mejorar la vista. Pero yo no pienso hacerlos mucho tiempo no vaya a ser que mejore mucho mi vista y me quede sin excusas para que me pongan gafas. Después nos pusimos a imitar a los aviones volando y estábamos tan divertidos que se nos hizo de noche sin darnos cuenta. De pronto, se fue la luz en todo el barrio. Como estaba todo oscuro pensamos que gato podría ayudarnos a regresar a casa con esos ojazos que tiene... ¡Tengo que ayudarle a superar sus miedos! Aunque a Pit no me ayuda mucho, la verdad...
Las gafas viajeras
¡Oh! ¡No! Irma ha perdido sus gafas y sin ellas no verá nada. ¿Saben?, las gafas son mágicas: cuando no te las pones, desaparece todo a tu alrededor; cuando te las pones, te vuelves invisible y, últimamente, se han transformado en gafas viajeras. Irma las pone en un sitio y, al rato, aparecen en otro completamente diferente. ¡Ellas solas se tele-transportan! Menos mal que me tiene a mí para encontrarlas. Hoy pensé que las gafas que encontré en mi camita eran un premio por mis labores de investigadora, pero Pelayo me explicó que era todo un malentendido...
Un día de perros
Cleo está feliz porque la van a llevar al veterinario y eso solo significa para ella una cosa: por fin le van a poner sus braquets de colores. No puede comprender la calma que tienen Irma y su madre, que no acaban de prepararse para salir de casa.
Pienso, luego protesto
Llega la hora de la comida y Cleo está harta de comer siempre pienso para perros. A ella le gusta el estofado que come el resto de la familia o cualquier otra cosa que no sea su pienso. Aprovechando un descuido de la abuelita, Irma le da a comer a Cleo todo su estofado y se atiborra de bombones.
Los amigos de Irma
 Irma sale de merienda al parque con su primo Raúl. De camino, se unen al grupo otros amigos de Irma con los que van a pasar el día jugando. Cleo disfruta de la compañía de los niños, aunque al principio le molesta que la zarandeen tanto.
Quiero ser como Irma
Ha llegado el fin de semana e Irma aprovecha para quedarse en la cama más tiempo. Pero Cleo quiere jugar igual que todos los días y, como se aburre, decide explorar el armario que Irma se ha dejado abierto. Cleo es feliz al ver una camiseta llena de brillos con los que fabricarse sus braquets.
El hombre de la sonrisa deslumbrante
Mientras come un helado en el parque Cleo conoce al hombre de la sonrisa deslumbrante, un señor que resulta ser el dentista de Irma y que está paseando con un perro viejo y desdentado, pero muy simpático, que se llama Pelayo. Más tarde, Cleo acude muy contenta con Irma a la consulta del dentista. 
El principio de una amistad
Hoy es un gran día para Cleo porque va a hacer cosas que nunca antes había hecho. En primer lugar, va a conocer a la abuelita de Irma, una señora que al principio le parece un tanto rara pero con la que se va a llevar muy bien
Hogar, dulce hogar
Cleo ha cumplido un mes y, como le había prometido su madre, una niña viene a recogerla para llevarla a compartir su hogar. Cleo está feliz porque esa niña con la que va a vivir es Irma, la de la sonrisa de arcoíris.
El nacimiento de Cleo
Cleo es una perrita juguetona que acaba de nacer en la perrera municipal y a la que le gusta contemplar el arcoíris en el cielo. Un día llega a la perrera municipal una niña llamada Irma, quien luce en su sonrisa unos braquets de colores que a Cleo le recuerdan al mismísimo arcoíris. 

Otros programas infantiles >


Otros programas de Clan TVE >