Cuando estudiaba con las monjas teresianas, ya soñaba con ser una de las más grandes. Y no le hizo falta una identidad prefabricada para triunfar....