Más de ocho mil ayuntamientos se verán afectados por la reforma de la administración local que hoy ha aprobado el Consejo de Ministros. Un plan, con el que se espera ahorrar 7.600 millones de euros, eliminando duplicidades y repartiendo competencias. Sanidad, educación y parte de los servicios sociales quedarán en manos de las comunidades en un máximo de 5 años. Las diputaciones tendrán un mayor protagonismo, asumirán los servicios que los ayuntamientos con menos de 20.000 habitantes no puedan ofrecer. La reforma pone un límite al sueldo de los alcaldes y establece que solo el 18 por ciento de los concejales cobrará. La propuesta sale adelante sin el apoyo del PSOE.