Un sendero es un signo civilizatorio, una conquista sobre la naturaleza, y por ellos hay gente de paso, pero también está la gente que lo promueve, lo diseña, lo marca y mantiene. La gente que permanece.