Cada primavera la Fundació Miranda realiza una trashumancia con una manada de caballos desde las sierras litorales catalanas hasta el prepirineo. Se pretende reivindicar el mantenimiento de una actividad ancestral dándole un nuevo significado.