Close

Capítulo 15

Canal: RTVE
Programa: Carlos, Rey Emperador
Título: Capítulo 15
Descripcion: La derrota de los protestantes en Mühlberg no termina con el problema. Fernando hace lo imposible por que no salgan a la luz los devaneos de su hijo Maximiliano con los enemigos del Imperio. Pero las decisiones de Carlos no harán sino acrecentar el descontento de esta rama de los Habsburgo, que ve en ellas un continuo desprecio a sus aspiraciones. Francisco I de Francia muere y con él desaparece el rival que ha marcado la vida de Carlos. Mientras sus grandes adversarios fallecen, el emperador parece obsesionado con dejar atado y bien atado el porvenir, que pasa por que sus dominios permanezcan unidos bajo una misma corona: la que porte su hijo Felipe. Pero ello amenaza con provocar el cisma en la familia. Bartolomé de las Casas reacciona ante la suspensión de algunos artículos de las “Leyes Nuevas”, debido a la presión de los encomenderos. Amenaza con publicar un relato de la conquista que niega su legitimidad. La Corona decide poner el asunto en manos de un jurado de expertos, c
Fecha publicación: 18-01-2016

URL:
http://www.rtve.es/alacarta/videos/carlos-rey-emperador/carlos-cap15-120116/3441799/

Otros vídeos de Carlos, Rey Emperador en RTVE

Capítulo 17
Carlos afronta la etapa final de su existencia en Yuste, acosado por su mala salud y siempre pendiente de lo que sucede en los que fueran sus dominios. La campaña de Felipe contra el francés se desarrolla favorablemente, una vez que María Tudor logra para su esposo el apoyo de Inglaterra. Pero un exceso de prudencia evita que el éxito de San Quintín se convierta en una victoria definitiva sobre Francia. A pesar de vivir en el recuerdo permanente de su esposa, la pésima impresión que causa al ex emperador su nieto, el infante don Carlos, lo lleva a tomar una decisión sorprendente: conocer al hijo que tuvo con Barbara Blomberg, que ha sido educado en España por voluntad del soberano. Con el joven Jerónimo, futuro Juan de Austria, crea unos lazos que conducen a Carlos a legitimarlo. Sin embargo, no se atreve a hacerlo en vida. Leonor, viendo también que su tiempo toca a su fin, ruega a su hermano que interceda ante Portugal para poder reunirse por última vez con la hija que allí dej
Capítulo 16
Verse incapaz de dirigir a sus hombres en Metz hará pensar a Carlos que su hora, como la de sus rivales fallecidos, ha llegado. Pero el emperador no desea que sea la muerte quien dicte el final de su gobernanza. Inspirado una vez más por Carlomagno, sorprenderá a propios y extraños con su última iniciativa: Carlos reúne a su familia y les comunica que ha decidido abdicar. El emperador divide sus dominios entre las dos ramas de la familia y salva así la unidad de los Habsburgo, pero la brecha creada entre Carlos y su hermano Fernando ya es definitiva. Entretanto, Felipe va tomando las riendas del poder, cada vez con mayor firmeza. No sin dolor de corazón, comunica a Isabel de Osorio su deseo de volver a casarse. Pero su padre intervendrá de nuevo para trastocar sus planes de matrimonio, proponiéndole que despose a la nueva reina de Inglaterra, María Tudor, hija de Enrique VIII y de Catalina de Aragón, tía del emperador. Felipe, consciente de los beneficios de tal unión, se casa con
Capítulo 14
Carlos regresa derrotado de la aventura que emprendió en Argel en memoria de su añorada esposa. Disconforme con los hábitos de vida que su hijo ha adquirido, decide ocuparse personalmente de la educación de su heredero. Pero Felipe ya no es un niño. De hecho, está enamorado de Isabel de Osorio, una dama de la corte, lo que provocará escándalo y preocupación en su padre. Carlos tiene otro matrimonio en mente para su sucesor, uno que asegurará la alianza con Portugal al tiempo que nutre las arcas españolas. Consciente a la vez de las obsesiones del emperador y del esfuerzo que este hace por acercarse a él, el príncipe cederá hasta que Carlos vuelva a decepcionarlo. En Francia, a pesar de sus achaques, el rey Francisco no ceja en su empeño de hostigar al Imperio. Creyéndolo en horas bajas, ataca al emperador por sorpresa. Pero Carlos no rehúye el enfrentamiento y se pone al frente de sus tropas en el campo de batalla. Sin embargo, una sombra se cierne sobre él, un peligro que ha nacido en
Capítulo 13
Carlos, victorioso en Túnez, denuncia airadamente en Roma los pactos entre Francia y el turco, sin que ello le reporte el apoyo del Papa contra Francisco. De vuelta a España, se encuentra con una emperatriz ofendida por su partida casi clandestina a la guerra y ha de lograr de nuevo su favor. Isabel, además, vive con angustia el riesgo que representaría para su vida quedar de nuevo embarazada. Sin embargo, también considera su deber asegurar la sucesión del reino. Isabel cede ante los avances de Carlos, que ignora el peligro que corre su esposa, y queda de nuevo embarazada. Leonor aprovecha la enfermedad de su esposo para ocupar el lugar que le corresponde en la corte y, desde esa posición, propiciar la paz entre Francisco y el emperador. Desde Nueva España, De Las Casas logra la intermediación de Isabel para que Roma proteja a los indios. Cortés, por su parte, es manipulado por el virrey Mendoza hasta conseguir alejar de la colonia al hombre que la conquistó y la puso al servici
Capítulo 12
Carlos regresa a España convencido de que su misión como emperador ha de tener más altas miras que nunca. Sin embargo, un grave accidente le recuerda la realidad: su paso por la Historia corre el riesgo de ser más efímero de lo que pensaba y muchos de los ideales que persigue podrían no ser alcanzados. Frustrado y preocupado por la sucesión, Carlos tomará la decisión de apartar a su hijo Felipe de la influencia materna, con vistas a convertirlo en el heredero que desea para sus reinos. En Francia, la muerte de Luisa de Saboya deja desnortado a Francisco. Este necesita un éxito en su lucha contra el emperador que lo redima, en memoria de su difunta madre. La alianza con los protestantes podría facilitarla, ahora que Roma parece apoyar sin fisuras al emperador. En Nuevas España, Cortés ha regresado desposeído de la gobernanza, pero con el título de marqués y una nueva esposa castellana que ya le ha dado un hijo. A pesar de que los tiempos han cambiado, dará prioridad al ansia de re
Capítulo 11
El Papa corona por fin a Carlos. Con ello, Gattinara ve cumplido su sueño. Pero la trascendencia del hecho conlleva más obligaciones para el emperador: Su Santidad lo insta a resolver de una vez por todas el problema protestante. Fernando previene a su hermano sobre las consecuencias de ir de la mano de Roma contra los alemanes: la animadversión contra Carlos puede ser funesta para los intereses de la familia, cuya unidad parecerá a punto de quebrarse. Por su parte, Isabel se ve en la peliaguda disyuntiva de socorrer a su esposo o favorecer los intereses de España, cuya regencia ostenta. En Nueva España, los esfuerzos de De Las Casas por mejorar las condiciones de vida de los indios se topan con la férrea oposición de los encomenderos. La violencia de estos y la intransigencia del dominico avivarán el conflicto.
Capítulo 10
El saqueo de Roma por las tropas imperiales provoca un enorme desprestigio a Carlos. A pesar de ello, el emperador decide mantener al Papa aislado y sitiado, con vistas a debilitar y provocar la división de la liga que Francia, Roma e Inglaterra han urdido contra él. La rivalidad entre Carlos y Francisco llega a tal obcecación que se plantean dirimirla en un duelo personal. En Inglaterra, Enrique está dispuesto a disolver su matrimonio con la tía del emperador por el medio que sea. La caída en desgracia de Wolsey depende de que lo logre, o no. Por ello, Catalina se ve obligada a comparecer en juicio para que un enviado de Roma dilucide si su matrimonio es válido. Pero este tiene orden de no hacer nada hasta que se conozca si Carlos ha vencido a Francisco o viceversa. Hernán Cortés se presenta en la corte para afrontar las acusaciones que pesan sobre él. Lo hace respaldado por un cargamento de oro y riquezas. Pero Carlos se niega a recibirlo. Cortés manipula a Borja para llegar ha
Capítulo 9
Un nuevo e inesperado obstáculo se interpone en los planes de boda de Carlos e Isabel: la muerte de la hermana del emperador obliga al luto e impide la ceremonia. Carlos decide no hacer pública del fallecimiento para permitir el enlace. Poco después, marchan a Granada para disfrutar de una larga y apasionada luna de miel. Cuando el emperador conoce que ha sido burlado por Francisco, como sus consejeros habían advertido, la vergüenza da lugar a la primera crisis de la imperial pareja. A propuesta de Francisco, Inglaterra y Roma se alían para poner coto al inmenso poder imperial. La guerra es un hecho y la luna de miel ha de terminar. Por fortuna, ya ha dado frutos: Isabel espera un hijo, el futuro Felipe II. Pero el parto pondrá su vida en grave peligro. En Nueva España, un nuevo gobernador enviado por la Corona aprovecha la ausencia de Cortés para hacerse con la colonia. A su regreso, el conquistador habrá de eludir los cargos contra él y recuperar el poder perdido.
Capítulo 8
A pesar del triunfo que representa haber derrotado a Francisco en Pavía, tener preso al rey de Francia representa un conflicto para Carlos. ¿Qué ha de hacer: ser clemente y negociar o aplastar a su máximo y obstinado enemigo, ahora que tiene la oportunidad? Alrededor del emperador suenan con fuerza las voces que claman por lo segundo, pero Carlos duda. Entretanto, Luisa de Saboya y el propio Francisco hacen lo imposible para que el soberano español quede como un desalmado a ojos de toda Europa.   Tales circunstancias impiden que Carlos acuda a recibir a su prometida a la frontera portuguesa. Su ausencia provoca en Isabel una primera y gran desilusión. El matrimonio con el César, tantos años anhelado, puede naufragar antes de llevarse a cabo.   La deriva tiránica de Hernán Cortés alcanza su cota máxima. No solo se enfrenta con los suyos, sino que se niega a someterse a las disposiciones de la Corona. Aislado de todos y malquerido por muchos, el conquistador buscará en una nueva exp
Capítulo 7
El cardenal Adriano, mentor y preceptor de Carlos, es elegido papa para sorpresa de todos, incluido el flamante pontífice. Con él a la cabeza de la iglesia de Roma, Carlos considera que contará por fin con el apoyo incondicional de la Santa Sede. Pero se equivoca. Desde el principio, Adriano demuestra su independencia y la solidez de su ética, lo que le granjeará la desconfianza de la curia. En Portugal, el rey Manuel agoniza. En su lecho de muerte, impone a su sucesor, Juan, una tarea prioritaria: casar a su hermana Isabel. Esta, que nunca ha abandonado la intención de desposar al emperador, se verá relegada cuando Juan pretenda casarse con Leonor, ahora reina viuda, hacia quien siente mucho más que amor filial. El sueño de un matrimonio entre Carlos y ella parece desvanecerse. Solo las necesidades financieras podrán salvarlo. La guerra entre Carlos y Francisco en tierras italianas da un vuelco cuando el despechado condestable Carlos de Borbón decide ponerse al lado de los imperiale
Capítulo 6
Tras el amargo trance conocido como “La noche triste”, Hernán Cortés ha logrado someter a los mexicas, diezmados por el hambre y las enfermedades. Su caudillo, Cuauhtémoc, ha sido apresado. Cortés repite con él el intento de colaboración que no pudo alcanzar con Moctezuma. Pero Cuauhtémoc es un irreductible. En el Imperio, Carlos ha de hacer frente a su primer reto en la ciudad de Worms. El joven emperador es una incógnita para sus vasallos y lo que diga y haga durante la Dieta lo calificará ante ellos. No lo tendrá fácil, pues habrá de dilucidar el problema luterano. Carlos se verá obligado a juzgar a Lutero entre la presión de Roma para que aprese y ejecute al hereje y la simpatía que sienten hacia él buena parte de los príncipes alemanes a los que ha de ganarse. La nobleza castellana, que quiso aprovechar la revuelta comunera contra la Corona, cambia de bando cuando sus intereses sufren los ataques de los alzados. Carlos logra que se unan a sus tropas para aplastar a los rebeldes y
Capítulo 5
La atención de Carlos y de sus consejeros se centra en su próxima coronación como emperador del Sacro Imperio. Sin embargo, en Castilla ha prendido la mecha de la revuelta contra él y clama por extenderla a todos sus dominios españoles. Con ese fin, los comuneros se plantean devolver el poder a Juana, la madre del rey, a quienes consideran como reina legítima de Castilla. A pesar de todo, y ante la amenaza de una coalición de Francia e Inglaterra –bendecida por Roma– para cercenar su creciente poder, Carlos decide partir. Tendrá que valerse de su instinto para atajar la confluencia entre Francisco I y Enrique VIII. Al otro lado del océano, los esfuerzos de Hernán Cortés por atraerse a Moctezuma fracasan por dos motivos: el ansia de oro de los españoles y la oposición de los vasallos del mexicano. El intento de Cortés termina en carnicería.
Capítulo 4
Mientras Cortés llega a tierra firme, en la actual costa mexicana, toda la Europa cristiana está pendiente del Sacro Imperio Romano. La elección para suceder al fallecido emperador Maximiliano se complica aún más de lo previsto: no solo Carlos se postula para el cargo, sino que el propio rey de Francia se alza como su principal competidor. Incluso Enrique VIII de Inglaterra manifiesta su voluntad de optar a tan alta dignidad. La elección se convierte así en una subasta en la que las sumas invertidas en sobornos y presiones decidirán el resultado. Margarita, la tía de Carlos, mueve todos los hilos a su alcance para lograr el objetivo fundamental: que la corona imperial siga en manos de los Habsburgo. A cientos de leguas de este escenario, Hernán Cortés entra en contacto con una civilización mucho más avanzada de la que conoció en Cuba. El conquistador encontrará en una mujer, Malinche, la inspiración para hacerse con las riquezas de otro imperio, el que rige Moctezuma, a quien numerosos
Capítulo 3
La relación entre Carlos y Germana va a dar un fruto inesperado. El entorno del rey desea aprovechar el embrollo para librarse de la reina viuda, pero Carlos se resiste a cortar la relación y apartarla de la corte. Margarita de Habsburgo, su tía, toma cartas en el asunto. Informada por su sobrino Fernando, que ya se encuentra en Flandes, envía a Carlos a su hombre de confianza con una doble misión: hacer entrar en razón a Carlos y mermar la influencia de Guillermo de Croy, señor de Chièvres, cuya codicia amenaza con despojar al joven rey del trono. El riesgo es verdadero y llega en el peor momento, pues Carlos deberá aspirar a la corona imperial en breve.No será el único que lo haga: Wolsey, el canciller de Enrique VIII, maniobra con el rey de Francia para convertirlo en emperador, a cambio de su apoyo para ocupar en su día el trono de San Pedro en Roma.En Cuba, Cortés ve la oportunidad de cumplir su sueño mediante una artimaña: convertir una expedición de rescate en una de exploración
Capítulo 2
El séquito de consejeros que acompaña a Carlos parece haber venido a la Península con el único propósito de saquear sus riquezas y repartirse los cargos, para regresar a Flandes a continuación. Ello provoca no pocos problemas al joven rey, que aún no ha terminado de asentar su autoridad. Para lograrlo, Carlos desea atraerse el favor de Fernando, el hermano al que nunca conoció, y desmantelar de este modo la causa de quienes lo apoyan. Con doña Germana, por su parte, trabará otro tipo de lazos afectivos: la viuda de Fernando el Católico trata de asegurar así su supervivencia en la corte del nuevo rey.En Francia, el rey Francisco se ve envuelto en la disputa que su madre y el duque de Borbón mantienen por una herencia. Francisco aprovechará el entuerto para menoscabar al noble más poderoso del reino, de quien desconfía. El duque nunca lo olvidará.En Cuba, el gobernador Velázquez se las ha ingeniado para poner en evidencia a Cortés ante la Corona, mermando sus posibilidades de encabezar l
Capítulo 1
Carlos desembarca en el norte de la Península, donde lo esperan desde hace largo tiempo. Pero el hecho de haberse proclamado rey en Bruselas en vida de Juana, su madre, no ha hecho sino alimentar la inquina de aquellos que prefieren a su hermano Fernando en el trono. Contra ellos habrán de lidiar los cardenales Cisneros y Adriano de Utrecht, en un intento desesperado por que se cumpla el testamento de los Reyes Católicos. En este ambiente hostil, el porvenir del joven recién llegado no es el más halagüeño. Así lo entienden en Francia, donde su futuro rival lo menosprecia: el rey Francisco ejerce el gobierno con la autoridad de la que Carlos aún carece, tanto en los despachos como en las alcobas.En Cuba, Hernán Cortés sueña con encabezar una expedición a las costas del actual Méjico, todavía inexplorado. Para ello, habrá de sortear los impedimentos que le pone su principal competidor, el gobernador Velázquez.