El documental cuenta la historia de dos hermanos de Estepa que perdieron la vida en un campo de concentración nazi, narrado por sus nietas Alina y Ana, 85 años después.