Calleja cruza la Península Arábiga con la única ayuda de un guía beduino, un supuesto experto inglés, cuatro dromedarios y su amigo Rafa Lomana, un esquiador acostumbrado a la nieve.