La Universidad de Oxford reanudará los ensayos clínicos de su vacuna suspendida hace seis días por los efectos adversos desarrollados por una voluntaria. Mientras, en España el coronavirus sigue extendiéndose y empieza a crear serios problemas en la atención primaria.