En Brasil, "las playas son un auténtico reflejo de la sociedad", nos dicen. En Río de Janeiro, en Ipanema, por ejemplo, están divididas por zonas. También hay instalaciones deportivas para hacer ejercicio y mantener en forma sus cuerpos. En Salvador de Bahía, algunos españoles aseguran haber encontrado "el auténtico país de la esperanza".