A este joven repostero le disgnosticaron un ictus el pasado verano. Después de ese revés, decidió emprender y endulzar la ciudad de Cáceres montando una pastelería.