Los penaltis angustian, incluso a los futbolistas más hábiles. Y tienen buenas razones para temerles, ya que la ciencia sugiere que los tiros en esta etapa tienen que ver más con la suerte que con la técnica.