Los países de la Unión Europea no se ponen de acuerdo en como debe ser la nueva política de asilo, ante la crisis de migrantes en el Mediterráneo.