En Bruselas, comienza a asentarse la idea de que el brexit va a ser a las bravas, brusco y sin acuerdo. Todo ello a pesar del imperativo legal que obliga a Boris Johnson a negociar la salida.