El español ha tenido que responder a preguntas difíciles sobre su patrimonio y ha dado la sorpresa al anunciar que su primer viaje será a Prístina, pese a que España no reconoce Kosovo como país independiente.