Unos 230 efectivos del operativo terrestre han estado trabajando sin descanso para extinguir el fuego durante la noche. Las llamas han resistido en dos frentes de difícil acceso. Los medios aéreos se han incorparado en la mañana del lunes.