El gobierno británico prefiere que sus diplomáticos se centren cuestiones más importantes para el país.