Estas zapatillas hechas a mano con suela de lino y algodón forman desde hace 10 años parte del patrimonio inmaterial del Estado