En Bremen tienen el don de la paciencia. A veces más de lo razonable. Los seguidores saben sufrir, pero con estilo, y la dirección del club se reafirma en sus virtudes hanseáticas.