Nunca quiso ser entrenador - es un trabajo muy desagradecido, decía. Pero terminó haciéndolo, en su patria, en Austria. Aunque al principio no tuvo mucho éxito. Pero que la vida es una caja de bombones..., eso se puede ver en la evolución de Peter Stöger.