Jens Keller se convirtió antes de Navidad en el director técnico del Schalke. Ocurrió por sorpresa, como en Hollywood cuando las niñas se convierten en princesas.