Un pequeño pueblo en la región de Lusacia, en el este de Alemania tuvo el honor de recibir la Copa del Mundo por un día. "Todo Gol” estuvo allí para vivir ese gran momento junto a Ralf Mahling y su club, el TSV Schlieben. Mahling jugó para Schlieben en tiempos de la RDA, y ayudó a salvar al equipo de la bancarrota.