En el parlamento alemán socialdemócratas y cristianodemócratas llevan toda la vida discutiendo la táctica correcta para Alemania. Desde otoño ambos juegan en el mismo equipo: la gran coalición.