La primera liga china va de compras por Europa. China quiere convertirse en potencia futbolística y para ello paga salarios desorbitados a estrellas como el brasileño Oscar. Les preguntamos a estos futbolistas si las potencias tradicionales debería temer por sus jugadores.