Un partido disputado en Río de Janeiro llega gracias a la TV a todos los rincones del planeta. Se ve en los hogares de África, en los pubs de Europa, centra una reunion de amigos en Estados Unidos y, en algún sitio de la península Arábiga, las familias no se quieren perder el gran evento.